La M.O.D.A – 1932

Hoy quiero escribir sobre una canción que llevo muchísimo tiempo escuchando y creo que nunca me voy a cansar de ella.

Se llama 1932  y es de La Maravillosa Orquesta del Alcohol ( La M.O.D.A ).

Si queréis escucharla, lo podéis hacer aquí.



​Dentro del álbum llamado ¿Quién nos va a salvar?, nos encontramos canciones increíbles, de las qué destaco sobre todo: Vasos Vacíos, Nómadas, La Cuerda Floja -con el gran Quique González-, Nueva Orleans, Gasoline… aunque podría nombrarlas todas, ya que me parece un disco con una fuerza y una vitalidad, que a mí, no me dejó indiferente.
La canción empieza con una guitarra a la que se le van sumando un saxofón y un acordeón increíble, además de los típicos instrumentos de cualquier grupo, batería, bajo…

Los instrumentos que más destacan son el acordeón y el saxo. También nos escuchamos un banjo, qué también suena muy bien. Son tres instrumentos que me encantan y me vuelve loco el sonido que tienen. Encajan a la perfección en esta canción y la hacen muy amena.

Creo que son los instrumentos más indicados para un disco de esta categoría, en el que creo, transmiten una cercanía al oyente increíble.


David Ruiz, el arrista que pone voz a este grupo, tiene una voz especial y algo “rota” que con cada sílaba que pronuncia hace que se cosan las heridas de cualquier pena que puedas sentir.

“1932” me parece un reflexión y una visión del pasado preciosa, tiene frases que harían descongelar al mismísimo Walt Disney.

La melodía y la letra te teletransportan a 1932 y lo hace muy bien.

Es como un relato de nostalgia y cariño en una época en la que personas queridas se separan por diversos motivos y tienen que buscarse la vida fuera para algún día volver con la incertidumbre de si esas personas que algún día dejan atrás, seguirán esperando.

En fin, creo que es una descripción tan real, que por un momento me vi surcando mares y dejando botellas con mensajes a la deriva, siendo un privilegiado y volver para contar las miles de historias.

Decir que tiene grandes frases, entre ellas destaco dos: -De lo que fui solo queda, hueso y carne- y -Recuerdo lo que me dijo mi abuelo aquella mañana: Se puede perder la vista pero nunca la mirada-.

Hay frases muy buenas en gran cantidad de canciones, pero en esta se transmite todo, llega muy dentro y te hace pensar en la cantidad de cosas que podemos no saber de gente importante que tenemos más cerca de lo que creemos y si no se aprovecha, no sabremos nunca nada tan grande como esta preciosa canción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s