Noches de libertad (ocho)

Mis gestos denotaban
El cansancio acumulado
De un viaje difuso y,
Mis párpados se encendían
Con las primeras luces del día.

Viento, frío y nieve,
Nuestra primera parada
Lejos del mar, no sería la última.

Caminos de montaña,
Anécdotas y radio,
Así se haría más amena
La llegada a nuestro destino.

Una vez asentados,
Caminamos sin rumbo
Entre el gentío que
Ocupada las calles
Menos transitadas.

Ansiaba llegar a libertad
Y escuchar los pájaros
Mojados tendidos en tu
Escenario, escondidos
De los aplausos extrovertidos.

Enamorado de letras,
Canciones y el trabajo de
Artistas que nunca había
Escuchado,
Guardaré este maravilloso
Recuerdo en los auriculares
Que siempre me acompañan
E intentaré volver a acompañarte
En alguna de tus noches, Madrid.

Anuncios